REESTRUCTURACIÓN DE EMPRESAS PARA RESPONDER AL ENTORNO

Dr. Domingo Ruiz López

M.D.C. Julieta Cacho Rodríguez

L.D. Alejandra Morales Estrada

 

La supervivencia de una empresa depende básicamente de su adaptación al cambio, atravesamos una situación atípica debido a la pandemia por el COVID-19, es importante que las empresas con el objetivo de conseguir mejores resultados y que los cambios los afecten en lo mínimo, se vayan adaptando a las nuevas necesidades económicas u operativas, en cuyo caso los procesos de reestructuración empresarial pueden servir de base para llevar a cabo la transformación necesaria que les permita seguir siendo competitivos y mejorar el funcionamiento de la misma. Sobre estos tópicos reflexionamos con el equipo de consultoría fiscal de Ruiz Consultores, en nuestro webinar, donde dimos a conocer a nuestros clientes, aliados e integrantes la relevancia de los siguientes temas:

 

Temas:

  • Fusión de Sociedades.
  • Escisión de Sociedades.
  • Liquidación de Sociedades.
  • Movimientos de Capital.

 

Fusión de Sociedades.

Fusión de sociedades resulta una opción cuando se busca mejorar la situación financiera de una o varias empresas, reunir mejores prácticas administrativas para expandir el mercado en el que se participa, o bien, para participar en un nuevo sector, con la finalidad de incrementar los ingresos, el valor de la acción dentro del marcado y la rentabilidad de la empresa.

La fusión es la figura jurídica regulada por la Ley General de Sociedades Mercantiles, y el Código Fiscal de la Federación, mediante la cual una sociedad se extingue por la transmisión total de su patrimonio a otra sociedad preexistente, o que se constituye con las aportaciones de los patrimonios de 2 o más sociedades que en ella se fusionan. En el primer caso, se habla de una fusión por incorporación o por absorción, es decir, una sociedad preexistente se incorpora o es absorbida por otra sociedad, dando como resultado la extinción de la primera; en el segundo caso, se habla de una fusión pura de varias sociedades, es decir, extinción de varias sociedades para crear una nueva.

Para llevar a cabo la fusión de sociedades es necesario que cada una de las sociedades a fusionar, celebre asamblea extraordinaria para aprobar el acuerdo de fusión, una vez celebrado y aprobado dicho acuerdo, deberá inscribirse en el Registro Público de Comercio y publicarse en el sistema electrónico establecido por la Secretaria de Economía, donde cada sociedad deberá publicar su último balance, y en el caso de las que se extingan con motivo de la fusión además deberán publicar la extinción de su pasivo.

Es importante resaltar que de acuerdo con la Ley General de Sociedades Mercantiles, la fusión no podrá tener efecto sino 3 meses después de haberse efectuado la inscripción en el Registro Público de Comercio, plazo en el cual, cualquier acreedor podrá oponerse judicialmente a la fusión, la fusión surtirá efectos inmediatos si se pacta el pago de todas las deudas de las sociedades que hayan de fusionarse, o se constituye el depósito de su importe en una institución de crédito, o bien con el consentimiento de todos los acreedores

El Código Fiscal de la Federación establece, que una fusión no se considerará enajenación cuando cumpla con los siguientes requisitos:

  1. Se presente el aviso de fusión.
  2. Que, con posterioridad a la fusión, la sociedad fusionante continúe realizando las actividades que realizaban ésta y las sociedades fusionadas, durante un período mínimo de un año.

Este requisito no será exigible cuando:

  1. Los ingresos de la actividad preponderante de la fusionada correspondientes al ejercicio anterior a la fusión, deriven del arrendamiento de bienes que se utilicen en la misma actividad de la fusionante.
  2. Cuando en el ejercicio inmediato anterior, la fusionada haya percibido más del 50% de sus ingresos de la fusionante, o esta última haya percibido más del 50% de sus ingresos de la fusionada.

No será exigible este requisito, cuando la sociedad que subsista se liquide antes de un año posterior a la fusión.

  1. c) Que la sociedad que subsista o la que surja con motivo de la fusión, presente las declaraciones de impuestos que les correspondan a la sociedad o sociedades fusionadas, correspondientes al ejercicio que terminó por fusión

 

Escisión de Sociedades.

La figura de la escisión surge como una necesidad en el mundo de los negocios ante el constante crecimiento y desarrollo de las empresas, con el propósito de lograr un mejor control de las sociedades, descentralizar sus actividades y obtener una mayor eficacia. La escisión de sociedades, generalmente se lleva a cabo para diversificar costos, separar gastos, por obligaciones tributarias o cuando una parte del negocio ha crecido mucho y es mejor que se independice.

La escisión es la figura jurídica regulada por la Ley General de Sociedades Mercantiles, mediante la cual una sociedad, llamada escindente, decide extinguirse y dividir la totalidad o parte de su activo, pasivo y capital social en 2 o más partes, que son aportadas en bloque a otra sociedad de nueva creación, llamada escindida, o bien, cuando la escindente, sin extinguirse, aporta en bloque parte de su activo, pasivo y capital social a otra sociedad de nueva creación.

La escisión se lleva a cabo por resolución de la asamblea de accionistas o socios, por la mayoría exigida para la modificación del contrato social, cuya resolución entre otras cuestiones deberá contener la descripción de la forma, plazos y mecanismos en que los diversos conceptos de activo, pasivo y capital social serán transferidos, los estados financieros de la sociedad escindente, abarcando por lo menos las operaciones realizadas durante el último ejercicio social dictaminados por auditor externo, las obligaciones que por virtud de la escisión asuma la sociedad escindida, así como el proyecto de estatutos sociales para la escindida.

La resolución de la escisión debe protocolizarse ante fedatario público e inscribirse en el Registro Público de Comercio, así como publicarse en el sistema electrónico establecido por la Secretaría de Economía un extracto de dicha resolución que contenga por lo menos la descripción de la forma, plazos y mecanismos en que el activo, pasivo y capital social serán transferidos y la determinación de las obligaciones que por virtud de la escisión asuma la sociedad escindida.

El texto completo deberá estar a disposición de socios y acreedores en el domicilio social de la sociedad durante el plazo de 45 días a partir de la inscripción y publicación, para que cualquier socio o grupo de socios que representen por lo menos el 20% del capital social o acreedor con interés jurídico, pueda oponerse judicialmente a la escisión. Transcurrido el plazo, sin que se hubiere presentado oposición, la escisión surtirá plenos efectos, para la constitución de la nueva sociedad, bastará la protocolización de sus estatutos sociales y su inscripción en el Registro Público de Comercio. Cuando por la escisión se extinga la escindente, una vez que surta efectos la escisión se deberá solicitar al Registro Público de Comercio la cancelación del contrato social.

Es importante destacar que los socios o accionistas que voten en contra de la resolución de escisión tendrán el derecho de separarse de la sociedad y obtener el reembolso de sus acciones, en proporción al activo social, según el último balance aprobado siempre que lo solicite dentro de los 15 días siguientes a la clausura de la asamblea.

El Código Fiscal de la Federación, establece para el caso de la escisión que no se considerará enajenación cuando se cumplan los siguientes requisitos:

  1. Los accionistas propietarios de por lo menos el 51% de las acciones con derecho a voto de la sociedad escindente y de las escindidas sean los mismos durante un periodo de 3 años contados a partir del año inmediato anterior a la fecha de la escisión.
  2. Dichos accionistas deberán mantener la misma proporción que tenían en el capital de la escindente, antes de la escisión, en el capital de las escindidas durante el periodo a que se refiere el inciso anterior.
  3. Que cuando la sociedad escindente desaparezca se designe a una de las escindidas para que cumpla con la obligación de presentar declaraciones de impuestos e informativas.

Cuando dentro de los cinco años posteriores a la realización de una fusión o de una escisión de sociedades, se pretenda realizar una fusión, se deberá solicitar autorización a las autoridades fiscales.

Liquidación de Sociedades.

Debido a la situación actual que se vive en el país, una vez que se levante la emergencia sanitaria, las empresas pueden enfrentar o atravesar problemas económicos donde al no contar la empresa con el capital social necesario para la supervivencia de esta se pueda llegar a la disolución y liquidación de ésta.

La liquidación es la fase de la vida de la sociedad que antecede a su extinción definitiva, la cual se caracteriza principalmente por la cancelación de su registro; es un procedimiento que debe realizarse cuando se ha incurrido en una causal de disolución, mismas que se contemplan en el artículo 229 de la Ley General de Sociedades Mercantiles, entre las cuales podemos encontrar la expiración del término fijado en el contrato social, la imposibilidad de seguir realizando el objeto principal de la sociedad, la pérdida de las dos terceras partes del capital social o simplemente el acuerdo entre socios.

Dicho procedimiento va dirigido a pagar la totalidad de pasivos y hacer posible la distribución del remanente entre sus socios, en función de las aportaciones efectuadas por cada uno de ellos.

Existe un procedimiento de liquidación exprés para aquellas sociedades que cumplan estos requisitos:

Pasando al nuevo procedimiento de liquidación, para que una sociedad pueda optar por esta vía, la ley contempla los siguientes requisitos:

Movimientos del capital.

Una alternativa para preservar la continuidad y salud de las empresas, así como para que éstas se capitalicen, son los movimientos del capital, los cuales podrían apoyar a enfrentar posibles problemas de liquidez o económicos que atraviesen las empresas una vez que se levante la emergencia sanitaria, donde los socios accionistas de la empresa puedan capitalizarse por medio de aportaciones a capital de ellos mismos, por la compra o venta sus acciones, así como por la incorporación de nuevos socios a la sociedad, para de esa forma continuar con el cumplimiento sus obligaciones

En este sentido, puede existir el caso en que, existan socios que deseen salir de la sociedad, pero no exista algún interesado en comprar sus acciones, en este caso existe el derecho que tienen los socios para retirarse de la misma.

La Ley general de sociedades mercantiles en su artículo 91, faculta a los socios a establecer dentro de sus estatutos, las causales para ejercer derechos de separación o de retiro, lo cual abre la puerta a la creatividad de los asesores para establecer los mecanismos más adecuados dependiendo el caso concreto de prever lo que sucederá cuando un socio decida salir de la sociedad.

1) Derecho de separación

El derecho de separación es una opción que se le brinda a los socios para abandonar voluntariamente la sociedad a reserva de que se den determinadas circunstancias, este supuesto es aplicable en la Sociedad Anónima cuando un socio no quiera vender sus acciones a un tercero, ya sea por no tener a un comprador disponible o cualquier otra causa, por lo cual ejercita éste derecho y solicita le sea pagado por la sociedad el valor de sus acciones, es conveniente especificar en estatutos, qué valor se le dará a la acción cuando esto suceda.

Existen causas de separación reguladas por la Ley General de Sociedades Mercantiles, sin embargo los accionistas pueden pactar cualquier tipo de situación específica dentro de sus estatutos, que permita ejercer el derecho de separación. Para poder ejercer este derecho, el socio tendrá que haber asistido a la asamblea, votar en contra de la resolución de la asamblea y presentar una reclamación dentro de los 15 días posteriores.

2) Derecho de retiro

Si hablamos del derecho de retiro que tienen los socios, uno de sus requisitos es que su retiro deberá notificarse a la sociedad de manera fehaciente y no surtirá efectos sino hasta el fin del ejercicio anual en curso, si la notificación se hace antes del último trimestre de dicho ejercicio, se tomará en cuenta que surta efecto hasta el término del siguiente ejercicio anual.

Una de las principales características del derecho de retiro es que solo existe en las sociedades de capital variable de acuerdo con lo dispuesto por el artículo 220 de la Ley General de Sociedades Mercantiles, sin necesidad de que se den los supuestos de oposición establecidos para el derecho de separación, el socio puede retirar en cualquier momento su capital variable.

Consideraciones Finales

 

Son distintas las alternativas que una empresa puede tomar para reestructurarse y buscamos modelos más eficientes de operación, salvaguardar el patrimonio, o tener una mejor posición, para cada alternativa es esencial tener claros los mecanismos legales e implementarlos correctamente, en muchas ocasiones los problemas de una restructuración de empresas surgen de la debilidad de los esquemas adoptados, o del descuido en los detalles al reestructurarse.

Para conocer más, consulta a uno de nuestros asesores. En Ruiz Consultores pensamos en tu desarrollo.

 

M.D.C. Julieta Cacho Rodríguez

Asociada de Corporativo

julieta.cacho@ruizconsultores.com.m

L.D. Alejandra Morales Estrada

Asociada de Corporativo

alejandra.morales@localhost

RC