¿QUÉ INSTRUMENTOS LEGALES PERMITEN CAPTAR RECURSOS PARA MI PROYECTO? CONOCE EL FIDEICOMISO.

Mtra. Julieta Beatriz Cacho Rodríguez

Asociada en práctica corporativa dentro de la firma Ruiz Consultores.

Julieta.cacho@ruizconsultores.com.mx

 

 

 

 

 

Uno de los principales retos que enfrentan los emprendedores al iniciar un negocio, cualquiera que sea su giro, es la obtención de recursos para poner en marcha su proyecto. Existen diversas formas de obtener financiamiento en la actualidad, en anteriores boletines hemos mencionado algunos.  Un emprendedor debe definir su modelo de negocio, conocer las diversas alternativas que existen para captar capital para elegir la que más se ajuste a sus necesidades.

Por ejemplo, hemos escuchado hablar de la captación de capital de riesgo, sobre todo en las startups que suelen buscar inversionistas que se aventuren en la ejecución de un proyecto novedoso, con muy buenos porcentajes de utilidades, pero también con un alto riesgo en su inversión.

Sin embargo, no todas las empresas están diseñadas para captar este tipo de capital, existe también un mercado de inversionistas más conservadores que están buscando garantías de rendimiento en su inversión, generalmente a tasas no tan elevadas. Ante esta situación una de las herramientas más utilizada para brindar certeza a la recuperación de los recursos que se aportan para financiar un proyecto, es el fideicomiso; este contrato es un instrumento muy maleable que nos permite brindar seguridad a ambas partes.

 

¿CÓMO FUNCIONA EL FIDEICOMISO?

El propósito fundamental de un fideicomiso creado para el financiamiento de proyectos es garantizar la correcta administración de los recursos; al ejecutar el proyecto a través de un fideicomiso se busca asegurar a quienes invirtieron sus recursos, además de una administración transparente del proyecto, el retorno mínimo de alguna cantidad, esto dependiendo de las condiciones pactadas entre las partes.

A través del fideicomiso, los inversionistas se aseguran de que los ingresos que genere el proyecto sean destinados directa e inmediatamente al patrimonio fideicomitido, sin que el empresario pueda disponer de tales recursos a su discreción, sino de acuerdo con lo establecido en el contrato de fideicomiso.

El responsable de la administración del patrimonio fideicomitido es la institución fiduciaria, que es una entidad regulada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, generalmente una Institución Bancaria, esto brinda mayor certeza en cuanto al manejo de los recursos aportados al fideicomiso.

LAS PARTES EN UN FIDEICOMISO SON:

  1. El fideicomitente: Es quien aporta al fideicomiso los bienes o derechos para la realización de un fin determinado.
  2. El fideicomisario: Es quien recibe los beneficios del fideicomiso.
  3. La Institución Fiduciaria: Es la encargada de cumplir con los fines del fideicomiso.

Cabe resaltar que pueden existir uno más fideicomitentes y fideicomisarios en un fideicomiso, incluso puede ser la misma persona quien ocupe estos dos roles.

En nuestra legislación, el fideicomiso se encuentra regulado en la Ley General de Títulos y Operaciones de crédito a partir de su artículo 381, dicha Ley a partir del artículo 395 nos habla del fideicomiso en garantía, mismo que es utilizado para el cumplimiento de una obligación y su preferencia en el pago, pero esto no quiere decir que es la única clase de fideicomiso que se puede constituir, como lo vimos en párrafos anteriores un fideicomiso puede diseñarse y adecuarse las necesidades concretas de cada operación.

La forma de administración en este tipo de contratos de fideicomiso es mediante la Institución fiduciaria, quien libera los recursos disponibles en el patrimonio fideicomitido de acuerdo con las instrucciones establecidas en el contrato de fideicomiso, permitiendo así a las partes pactar cualquier tipo de condiciones, restricciones o pagos preferenciales que consideren pertinentes. Por ejemplo; que los primeros recursos obtenidos por la ejecución del proyecto, sean destinados al pago del capital aportado por el inversionista.

Como se puede apreciar, los fideicomisos son herramientas que se pueden aprovechar por los emprendedores y empresarios consolidados para captar recursos para la ejecución de sus proyectos, atrayendo un mercado de inversionistas de bajo riesgo, captando financiamiento a tasas no tan elevadas como pudiera suponer un préstamo bancario. Este tipo de fideicomisos es muy utilizado en el ámbito de la construcción; sin embargo, si tu giro no es el ramo inmobiliario. Esta no es una limitante para utilizar esta herramienta como método de financiamiento, acércate a los expertos.