Hi, How Can We Help You?

Blog

Negociación de contratos

¿Conoces los elementos esenciales para que sea válido un contrato y los principales puntos a considerar en su negociación?

 

Ruiz-consultores-01Julieta Beatriz Cacho Rodríguez

Asociada en práctica corporativa dentro de la firma Ruiz Consultores.

Julieta.cacho@ruizconsultores.com.mx

 

El contrato es el acuerdo de voluntades entre dos o más partes destinado a crear o transferir derechos y obligaciones entre ellas, en el que cada parte puede conformarse por una o más personas.

El contrato se rige por el principio de autonomía de la voluntad, según el cual, puede contratarse sobre cualquier materia que no esté prohibida por la ley.

Los contratos se materializan con el consentimiento de las partes, excepto aquellos que deben cumplir con una forma establecida por la ley y las obligaciones que nacen del contrato tienen fuerza de ley entre las partes contratantes.

Los dos requisitos indispensables para la existencia legal de un contrato son, el objeto y el consentimiento, los cuales deben cumplir con las siguientes características:

Objeto: Son las obligaciones que nacen de la celebración del contrato, el objeto debe ser real, posible, lícito y determinado o determinable.

Consentimiento: Es la manifestación de la voluntad de las partes aceptando las obligaciones y derechos causados por la celebración del contrato, ya sea verbalmente, por escrito o mediante la realización de actos que presuman su aceptación. El consentimiento no será válido si se ha dado por error, violencia, dolo o mala fe.

A continuación, mencionaré los principales puntos a considerar en la negociación de un contrato.

Obligaciones

El objeto dentro de un contrato debe redactarse clara y específicamente, sin dejar lugar a interpretaciones,  lo principal de todo contrato es saber cuáles son los efectos de la obligación para cada una de las partes, al suscribir un contrato, las partes deben conocer a que se están obligando, como puede ser la obligación de dar algo, realizar una actividad,  que se deje de realizar, o que se realice de alguna determinada manera, para esto habría que definir también si se establece algún momento en que se debe realizar, alguna fecha o algún evento en el cual se obligan las partes a cumplir.

Capacidad de las partes

No todas las personas tienen la capacidad jurídica para suscribir un contrato, la regla general, hablando de personas físicas, es que cualquier persona en pleno uso de sus capacidades mentales y siendo mayor de edad, puede suscribir un contrato, sin embargo existen disposiciones de ley que limitan o amplían esta capacidad, dependiendo del caso específico.

Por otra parte, hay que tener cuidado en la celebración de contratos cuando una o más partes son personas morales, hay que identificar y revisar si la persona física que representa a la persona moral, efectivamente cuenta con capacidad suficiente para la celebración del acto, ya que la falta de capacidad puede llevar a que el contrato sea invalidado.

Duración

Es sumamente importante saber si un contrato se pacta por un tiempo determinado o indeterminado, y en caso de que el tiempo esté determinado se debe conocer el plazo o la duración, ésta también se puede regir por eventos, o por la realización de algún negocio específico, o hasta que finalice algún acto.

Penalidades

Es muy importante pactar las penalidades dentro de un contrato, pues en caso de que este se incumpla por una de las partes, se puede establecer anticipadamente  si será acreedor de alguna sanción, o que consecuencias le acarraría dicho incumplimiento, lo que muchas veces evita dicho incumplimiento y también sirve para dar una mayor certeza de los alcances del contrato.

Sujeción a Tribunales

Es factible estipular en el contrato donde se resolverán posibles controversias, en caso de que exista alguna. Se debe revisar si la controversia será resuelta por los tribunales de la entidad federativa donde se firmó el contrato o si existe la sujeción expresa a alguna autoridad que resuelva.

Algunos contratos ya establecen cláusulas arbitrales para la resolución de controversias o disputas.

Formas de rescisión

La rescisión es la terminación anticipada de un contrato, muchos tipos de contratos de largo plazo y de renovación automática, incluyen una cláusula de rescisión, la cual brinda los pasos  y supuestos necesarios en caso de que se quiera rescindir un contrato.

Las cláusulas de rescisión pueden incluir cargos por terminación anticipada.

Por todo lo anterior es importante que expertos elaboren y revisen los contratos que suscribimos, esto para tener una certeza de que estamos cumpliendo con todos los elementos de un contrato, desde los más simples como pueden ser los generales de las partes hasta cubrir y plasmar por escrito cada una de las posibilidades mencionadas en párrafos anteriores  y en caso de alguna controversia, resulte lo más justo para ambas partes.

 

La realidad social nos ha llevado a la necesidad de que los contratos se celebren por  escrito, para garantizar su cumplimiento, un contrato debe prevenir todos los eventos que pudieran ocurrir durante su ejecución y estipular la solución más adecuada.