LA IMPORTANCIA DE PREVENIR Y EVITAR LA DISCREPANCIA FISCAL

Focos Rojos para el SAT

Olivia Álvarez 

Asociada de Litigio Fiscal

olivia.alvarez@ruizconsultores.com.mx

La Ley del Impuesto sobre la Renta (artículo 91) establece la posibilidad de que la autoridad fiscal compare los ingresos declarados por el contribuyente con los gastos, adquisiciones de bienes, depósitos en cuentas bancarias, en inversiones financieras o tarjetas de crédito, efectuados por el mismo en un año de calendario y, en su caso, considere ingresos omitidos por su actividad principal. La diferencia o discrepancia existente entre ambos, se conoce como: discrepancia fiscal.

 

Para lo anterior, te presentamos algunos mecanismos que permiten a la autoridad contar con la información relativa a los gastos efectuadas por el contribuyente:

 

  • El Código Fiscal de la Federación (artículo 32-B, fracción IV) obliga a las instituciones financieras a proporcionar a las autoridades fiscales la información de las cuentas, depósitos, servicios, fideicomisos, créditos o préstamos otorgados a las personas físicas o morales a solicitud de aquéllas.

 

  • La Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (artículos 14 y 15) exige a las entidades financieras presentar a la autoridad los reportes sobre actos, operaciones y servicios que consideren pudieran ubicarse en el supuesto normativo de operaciones con recursos de procedencia ilícita con independencia del monto de tales actos, operaciones o servicios.

 

Una vez que la autoridad cuenta con la información de los gastos del contribuyente, ésta seguirá el siguiente procedimiento:

 

  1. Notificará al contribuyente el monto de los gastos detectados, la información que se utilizó para conocerlos, el medio por el cual se obtuvo y la discrepancia resultante.

 

  1. El contribuyente contará con un plazo de 20 días para informar por escrito a la autoridad fiscal el origen o fuente de procedencia de los recursos con que efectuó los gastos detectados y ofrecerá las pruebas que considere apropiadas para acreditar que los recursos no constituyen ingresos gravados. Las autoridades fiscales podrán, por una sola vez, requerir información o documentación adicional al contribuyente.

 

  1. Acreditada la discrepancia, ésta se presumirá ingreso gravado y se formulará la liquidación respectiva, considerándose como ingresos omitidos el monto de los gastos no aclarados y aplicándose la tarifa correspondiente al resultado así obtenido.

 

Lo expuesto pone de manifiesto la importancia de evitar realizar operaciones financieras con recursos que no sean declarados como ingresos a la autoridad fiscal, toda vez que ésta cuenta con los mecanismos para detectar tales operaciones y podrá proceder, en los términos anteriores, liquidando los impuestos que considere omitidos por el contribuyente en virtud de la discrepancia detectada entre sus ingresos y sus gastos.

 

Si tienes dudas sobre el manejo de tus cuentas bancarias e instrumentos financieros o si eres sujeto de un procedimiento de discrepancia fiscal, no dudes en acercarte a Ruiz Consultores, con gusto te asesoraremos.