¿Incremento
 en los impuestos 
a los más ricos?

 

La intención de un sistema progresivo es la de redistribuir el ingreso y generar una mayor equidad; sin embargo, en la práctica esto no ocurre exactamente, pues los contribuyentes con mayores ingresos y con las tasas impositivas más altas son los que están en posibilidades de aprovechar mejor los beneficios fiscales y disminuir así el pago de impuestos. Así, mientras más altos sean los impuestos potenciales, tienen mucho más incentivos para incrementar los gastos empleados en reducir el pago de los mismos.

El que un aumento en un impuesto sea efectivo en términos de recaudación depende de la capacidad de reacción del contribuyente y de las particularidades del sistema impositivo.

En el caso de personas físicas, por ejemplo, la mayoría de los asalariados no presenta la declaración anual, desaprovechando la oportunidad para deducir gastos y reducir el pago del ISR. Esto se debe, entre otras cosas, a que los gastos en los que deben incurrir, tanto en tiempo como en dinero, para presentar la declaración, son más grandes que el beneficio esperado por la reducción en el pago de impuestos. Esto da lugar a que los contribuyentes con mayores ingresos sean los que aprovechen mejor este tipo de beneficios fiscales otorgados por la ley.

En el caso de personas morales, las empresas con mayores recursos pueden invertir más en planeación financiera para así disminuir el pago de impuestos. Asimismo, este tipo de empresas tiene mayor flexibilidad para alterar sus actividades y operaciones de modo que consigan tributar menos al fisco. En el caso de México, los grupos empresariales recurren actualmente, por ejemplo, al esquema de consolidación fiscal, obteniendo beneficios fiscales fuera del alcance de empresas de menor escala.

Adicionalmente, las empresas y los individuos con mayores ingresos tienen en general mucha mayor movilidad geográfica. Una empresa lo suficientemente grande tiene más posibilidades de cambiar total o parcialmente sus operaciones de país si el incremento impositivo lo amerita. El incremento en los impuestos a este grupo puede alejar capital del país en cuestión y condicionar incluso el crecimiento.

De igual manera, individuos de altos ingresos cuyos empleos les permiten una mayor movilidad pueden decidir con facilidad cambiar su residencia o lugar de trabajo para evitar el pago de mayores impuestos, tal es el caso de actores y deportistas profesionales.

El hecho de incrementar los impuestos a los contribuyentes de más altos ingresos puede no lograr su objetivo en términos de recaudación, el incremento puede ser menor que el esperado o incluso puede ocurrir una disminución en la recaudación total como resultado de las acciones emprendidas por los contribuyentes afectados.

El hecho de que se eleven las tasas impositivas a los más ricos no garantiza un aumento en la recaudación, la variación en la misma depende de la reacción de los contribuyentes y los más ricos son los que están en mayores posibilidades de actuar en consecuencia. Un mejor camino para aumentar la recaudación es aumentar la base y eliminar tratamientos fiscales especiales.

Garantizar que el aumento en los impuestos a los más ricos resulte en una recaudación más alta depende de poder incrementar la tasa que efectivamente pagan. Para esto sería necesario adecuar el sistema para evitar que los ricos puedan pagar mucho menos proporcionalmente que otros con menos ingresos, tal es el caso de Warren Buffett, la tercera persona más rica del mundo de acuerdo con la revista Forbes, que declara pagar una tasa efectiva sobre su ingreso menor que la de su secretaria.

Deja un comentario

Tu email no será publicado

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">html</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*