ERRORES COMUNES AL CONSTITUIR UNA EMPRESA

Al constituir una empresa  no debemos cometer una serie de errores que, por regla general, suelen ser muy comunes cuando se constituye una nueva sociedad mercantil.

 

image1 (2) (1)Por Andrea Guízar.  

Abogada asociada en práctica corporativa.

andrea.guizar@ruizconsultores.com.mx

 

 

Sucede con demasiada frecuencia, que al constituir una sociedad se utilizan modelos generalizados a manera de formularios estandarizados,  que muy difícilmente reflejan la realidad y  reglas con las que efectivamente operan las empresas.

Son varios los errores que se aprecian al momento en que se constituye una nueva empresa, entre los más comunes destacan los que se enlistan a continuación y en los además,  hay que prestar mayor atención  para evitarás conflictos futuros:

1.-Elegir un tipo de sociedad inadecuado. Son varios los factores que se tienen que tomar en cuenta para decidir bajo qué tipo legal la sociedad operaría, esto es así para propiciar que la empresa tenga un correcto y sano  desarrollo durante la vida de la misma. Sin embargo entre las dos más comunes son la Sociedad Anónima (S.A) y la Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.R.L.).

2.- No definir las obligaciones de cada socio. Las obligaciones de los socios dependerán del tipo de sociedad de acuerdo a lo establecido por la ley en materia, sin embargo es importante definir de manera específica los derechos económicos y sociales de los socios. Es importante prestar atención en las reglas para  tomar  las decisiones en la empresa, así como contemplar mecanismos de solución en caso de controversias entre socios.

3.- No tener una estrategia de salida.  Es recomendable, tomar en consideración dentro de los Estatutos Sociales causas para excluir a socios cuando estos incumplan con sus obligaciones, atenten contra los intereses de la empresa o hasta incluso por que se ausenten de manera prolongada.

4.- No registrar la marca. Es importante no confundir la autorización al uso de denominación o razón social con el registro de la marca comercial, ya que se trata de trámites distintos, tramitadas ante autoridades distintas, cada uno de ellos amparando derechos totalmente diferentes.

 

La recomendación es siempre ser aconsejado por un especialista que apoye fijando las bases y particularidades jurídicas que convienen para tu empresa, así como también auxilie aportando seguridad jurídica para el correcto desarrollo de tu empresa